¿Preparados para dejar el pañal?

Cómo sé que mi hijo está preparado para dejar el pañal

Dejar el pañal para nosotros como madres, padres y sobre todo para ellos como niños en continuo aprendizaje es semejante a escalar una montaña, cuánto más preparados estén para escalarla más fácil será el ascenso, cuando menos más difícil.  Cuánto más preparados este nuestro hijo/a a nivel emocional, físico, cognitivo más fácil será.  Cuanto menos más difícil, ¿qué significa más difícil? Pues más pis encima, más fregona, más frustración y ansiedad para los niños y para los padres… Dejar el pañal es algo natural como otro aprendizaje, como hablar o andar, todos lo logran, solo que debemos respetar su ritmo de desarrollo y observar si él o ella y no el ritmo frenético de la sociedad, de verdad está preparado/o.

Para comenzar a controlar esfínter, nuestros hijos/as necesitan herramientas que le ayuden a lograrlo, ¿cuáles son esas herramientas?

1º un mínimo control del lenguaje que le permita comunicarnos que quiere hacer pis o caca, que pida y expresa sus necesidades.

2º una maduración a nivel cognitivo que le permite identificar de modo consciente la sensación de que se hace pis o caca y poder avisar antes de que se lo hagan, pues desde que nacieron y hasta ahora no se han dado cuenta de ello, simplemente lo han hecho y el adulto ha sido el que les ha cambiado el pañal. Así que la primera señal de que están preparados es que comiencen a darse cuenta por ellos mismos de que se han hecho caca o pis en el pañal, esta etapa para decidir si quitarlo o no es importante y tiene que darse primero antes de plantearnos hacerlo.

3º a la vez que se da un desarrollo motor que le permite al niño, niña andar, bajarse el pantalón, subirlo…

Todo esto es cierto que con la práctica se va entrenado y se va aprendiendo, pero no podemos obviar que los niños necesitan una cierta madurez, a todos los niveles, en el desarrollo para lograr dejar el pañal.

4º Que se interese por usar el wáter o la escupidera, que identifique que allí se hace pis y quiera formar parte de eso usándolo. Qué imite a su hermano o sus papas y también quiere usarlo.

A veces ocurre que no quieren usar el wáter porque les da miedo, es bueno saber esto darles otras opciones como escupideras. Y hablarlo con el niño abiertamente que ahora le da miedo el wáter pero que poco a poco verá que lo puede usar igual que mama, papa.

5º importante que la escuela y la familia ayudemos al niño a lograr el objetivo. Aunque si lo hemos intentado y vemos que el niño/a no está preparado no pasa nada y puede ser la mejor opción volver al pañal e intentarlo en otro momento, a veces en cuestión de meses el niño sí que puede estar listo.

Ahora si se decide que está preparado entonces es importante que la seño y la familia este coordinada y trabajen juntas para ayudar a los peques a alcanzar este etapa y vayamos escuela y familia a una. Las seños saben identificar las señales de sus alumnos/as, de quienes están o no preparado para dejar el pañal, por ello la comunicación y confianza en ella es importante, al igual que la información que la familia pueda aportar a la escuela.

A veces puede ocurrir, en los primeros momentos, cuando quitamos el pañal que en casa la cosa fluya mejor y en la escuela o parques, casa abuelos u otros contextos al niño al principio le cueste más, esto es algo normal del aprendizaje, primero aprendemos en un contexto y luego a medida que vamos sintiéndonos más seguros generalizamos lo aprendido a otros lugares. En este caso paciencia al final lo logrará.

QUÉ COSAS PODEMOS USAR PARA AYUDAR A NUESTRA HIJA, HIJO A DEJAR EL PAÑAL.

  • “Recordarle” cuando veamos señales en su cuerpo, movimientos que indican que tienen ganas de hacer pis o lleve tiempo sin hacer, “recordarle” (destaco entre comillas porque recordar no es insistir, ni repetir continuamente, ni obligar), que si se hace pis, qué si vamos al baño, la idea es que ellos vayan trabajando poco a poco y descubriendo por ellos mismos las señales de que se hacen pis o caca y a veces para lograrlo es necesario o incluso un trámite del aprendizaje que se lo hagan encima, esto tenemos que entenderlo como madres y padres como eso una parte del aprendizaje y vivirlo con paciencia.

A veces ocurre que se hacen pis pero no quieren ir al baño, también esto es parte del propio proceso de aprendizaje, un truco que puede funcionar es decirle al niño o niña:

“vale tu no quieres hacer pis, pero vamos a preguntarle a tu barriguita a ver si ella tiene ganas de soltar el pis”

Le damos la opción de preguntarle a la parte de su cuerpo encargada de almacenar le pis si quiere ella o no hacer, esto hace a modo de juego que el niño vea otro modo de aprender a usar el baño sin entrar en enfados, obligar o batalla: “que no me hago” “que si te haces”…

Al preguntar a la barriguita rompemos la discusión entre padres y peques y además les mostramos que su cuerpo les habla y les avisa si se hace pis o caca y poco  a poco van ganando esa consciencia fundamental en la vida de escucharnos.

  • No se recomienda usar premios o castigos para aprenderlo, igual que no lo hacemos cuando aprende a hablar o a andar, pues es algo natural que sale cuando está preparado. Estar preparado para dejar el pañal no es un premio o un castigo es una consecuencia natural del ser humano que crece.

Que un niño qué está aprendiendo se haga pis o caca encima es algo normal del proceso, no lo hace por capricho o por fastidiar, incluso niños que ya controlan esfínter pueden experimentar un retroceso y en algún momento volver a hacerlo encima más veces de lo normal, esto también entra dentro de este proceso, pueden que estén más nerviosos por algo, o pueden que están más interesados por aprender otra cosa…

  • Normalmente, aunque en algunos niños no sucede así, la caca se aprende más tarde que el pis.

PAÑAL DE NOCHE:

¿Si dejamos el pañal de día, se tiene que dejar de noche? No tiene porque ser así, de hecho el pañal de noche tarda mucho más que el de día, pues como hemos ido viendo a lo largo de estas líneas que el niño, niña tiene que identificar esa sensación que hasta hace poco no tenía, por la noche eso cuesta más aún, para darse cuenta dormido de que se hace pis se necesita una madurez cognitiva mayor y mucha más práctica, primero despierto.

NO pasa nada, de hecho es normal que dejen el pañal por el día y por la noche no.

Señales que nos indican que está preparado dejar pañal por la noche, que se levante una semana o más con el pañal ya seco y no con pis, o que se despierta aunque tenga el pañal porque siente el pis, pero si se hace pi y ni se da cuenta, entonces nos muestra que aún no está preparado. Y es mucho más importante que nuestro hijo/a descanse por la noche bien que el estar levantándolo para hacer pis, sin duda cuando esté preparado lo hará.

Como madres y padres no debemos agobiarnos por esta etapa, vivirla con calma y paciencia, con naturalidad y sin presiones sociales, sin comparar uno con otros, cada uno tiene su etapa y propio ritmo, ayudamos más a nuestras hijas, hijos si acompañamos y respetamos su propio ritmo de aprendizaje que si queremos que vayan más rápido. Les acompañamos mejor si tienen nuestro apoyo y confianza, ellos son los primeros que lo pasan mal cuando se hacen pis o caca encima, son las primeras y primeros que quieren lograrlo, que deseen hacerlo solitos, ofrezcamosles en estos momentos nuestro apoyo y confianza, pues es cuando más lo van a necesitar, ayudémosles a SER.

Sandra Rosa. Psicóloga y Coordinadora pedagógica en Escuela Infantil Aula Futura.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Comparte